Martes, 7 de febrero de 2006

Análisis PalmAventuras gráficas fantásticas en modo texto: mucho más de lo que parece a simple vista

Las aventuras llamadas RPG (role-playing games) actuales, son conocidas por todos, pero no mucha gente sabe cuál fue su origen. Los juegos de aventura en modo texto aparecieron ya en los primeros años de la década de los 80, cuando los ordenadores sólo podían mostrar caracteres en terminales en blanco y negro. Sin embargo, compensaron su sencillez en cuanto a gráficos con una jugabilidad excelente. Títulos como Rogue, Moria, Ularn, NetHack, Angband, Omega, fueron todo un acontecimento en su época, y de hecho a día de hoy, más de veinte años después de su creación, siguen existiendo grupos en Usenet dedicados a ellos, y mucha gente los juega.

When I searched for the word “Rogue” on the web, I really didn’t expect to find so many sites, I just wanted to know a little bit more about the game I’ve always been adicted to. I was really surprised by the 42 websites that were found. So, I figured out that I could reach the original programmers, now I can thank them for making this game! I started playing Rogue in 1992, on my first IBM PC. Hey, I’m only 23, I didn’t see the earlier versions of the game. I kept on thinking, ‘Am I the only one that’s sick enough to play a 1983-DOS-ASCII game?’ Now I see that I’m not. So, this is for you, sick ones, who still play The Adventure Game.

Flávio Sabbagh Armony, Rio de Janeiro, Brazil.
2933 gold pieces. Killed by a phantom on level 17.

Sólo por el hecho de recomendaros probar estos juegos, ya merecería la pena este post. Garantizan horas y horas de entretenimiento, aunque a primera vista no lo pueda parecer. Pero la verdadera sorpresa está en que se han portado tres de los mejores juegos de esta época a PalmOS, con los nombres de iRogue, iLarn, y kMoria. Yo voy a hablaros de iRogue, que fue el primero que existió, y es el más sencillo de los tres. Hace poco que descubrí estos juegos, así que los otros dos, que son más complejos, aún están en fase de prueba por mi parte.


¿Para qué valdrá este pergamino?

En iRogue tomamos el papel de un aventurero que se adentra en las Mazmorras del Destino (Dungeons of Doom) en busca del codiciado amuleto de Yendor, oculto en lo más profundo de este laberinto. Tendremos que atravesar todas sus plantas (27 niveles en total, aunque podemos seguir hasta donde queramos), luchando con todo tipo de monstruos, y utilizando multitud de armas, armaduras, pergaminos y pociones, unos útiles y otros malditos, que encontraremos a nuestro paso. Una vez encontremos el amuleto, deberemos atravesar otra vez todos los niveles, para al final poder volver a nuestra casa con él y así acabar el juego.

En este juego se estimula mucho la imaginación. Al principio nos resultará gracioso ver cómo los monstruos están simplemente representados por letras, y los objetos por símbolos como “=” (anillos) o “o” (comida). Hasta nuestro personaje está representado por una simple “@”. Pero al ponernos a jugar nos damos cuenta de que el juego da mucho de sí. Nos moveremos simplemente haciendo tap en la pantalla, marcando la dirección como si de una brújula se tratase. Puede hacerse que el personaje corra hasta encontrar un obstáculo, o sólo un cuadrado por cada vez que hagamos tap (opción que recomiendo). También es más cómodo hacer los movimientos relativos a nuestro personaje, no simplemente interpretándolos segun en qué cuadrante de la pantalla hayamos hecho tap (es difícil de explicar sin verlo, todo esto se configura en las preferencias del programa).

En la zona de información podemos ver en qué nivel estamos (L), comenzando por el 1 que es el superior. HP son los puntos de vida, cuando llegan a 0 estamos muertos. La fuerza (Str) indica cómo de fuertes son nuestros ataques. La armadura (Arm) es nuestra protección, y cuanto más alta sea menos daño recibiremos en las luchas. La experiencia (Expr) indica nuestro nivel (primer número) y los puntos de experiencia totales (segundo número).

Para empezar a jugar, basta con saber que nuestro objetivo en cada nivel es encontrar las escaleras “%”, que nos permitirán bajar al siguiente nivel pulsando “abajo”. En nuestro camino encontraremos monstruos, que podremos atacar simplemente con movernos hacia ellos, o esquivarlos (¡si no nos persiguen!). Los objetos se cogen también caminando sobre ellos, y automáticamente se añaden a nuestro inventario. También hay oro “*”, que no vale para nada más que la puntuación final cuando acabamos la partida. Cuando lleguemos finalmente al nivel 27 y encontremos el amuleto, tendremos que volver a las escaleras, pero ahora subiremos nivel por nivel, hasta volver a la superficie. Para ello, pulsaremos “arriba”. Si en nuestro camino nos matan (cosa muy probable), podremos continuar la partida desde el comienzo del nivel en el que estábamos, pero puede que nos roben todo el oro que teníamos, o un poco de fuerza. También podemos cargar y guardar partidas cuando queramos.


En plena pelea

El desarrollo del juego está lleno de detalles, que son los que lo vuelven tan entretenido:

  • Según venzamos a los monstruos que nos encontremos, ganaremos puntos de experiencia, y al llegar a ciertos umbrales, subiremos de nivel, lo cual se traduce en que nuestros puntos de vida (HP) máximos aumentarán. Estos puntos se vacían cuando sufrimos daños en los combates, pero pueden ser recuperados simplemente con el tiempo o mediante conjuros o pócimas sanadoras.
  • Los conjuros (?) y las pócimas (!) aparecen por todo el laberinto. Pero cuando las encontramos, sólo se nos dice su color. No sabemos cuál es su efecto. Por tanto, tendremos que valorar si nos arriesgamos a usarlas, ya que lo mismo pueden subir nuestros puntos de vida, que dejarnos ciegos. Una vez que sepamos para qué vale, los siguientes que encontremos ya serán identificados. También existen conjuros para identificar lo que tenemos en el inventario, sin arriesarnos a probarlo.
  • Según avancemos por los niveles, nos iremos cansando. Para recuperarnos, necesitaremos comer algo, y la comida es muy escasa. Por ello tendremos que ser sabios, y guardar lo máximo posible para los últimos niveles, donde nos hará mucha falta, pero teniendo en cuenta que el inventario no puede exceder un cierto tamaño, que es proporcional a la fuerza que tengamos.
  • La mazmorra está compuesta por salas intercomunicadas por corredores. Pero no siempre están a la vista. Hay puertas secretas que sólo se podrán encontrar mediante la opción buscar. A veces, ¡tendremos que elegir buscar varias veces seguidas para que se muestre la puerta!

Y hay muchas cosas más que hacen de este juego toda una adicción. Para saber más sobre el desarrollo del juego, podemos encontrar multitud de información sobre Rogue en esta página. En ella se cuenta la historia del juego, los conceptos básicos, se explican los objetos mágicos, los monstruos, los objetos que encontraremos, etc.

Aprender a jugar estos juegos requiere que dediquemos unos minutos a leer las instrucciones. Pero luego compensan con creces. Son los juegos más adictivos que he probado en los últimos meses, al nivel del Space Trader. Mi consejo es que echéis un vistazo a las preferencias del juego, para configurarlo a vuestro gusto, y que asignéis algunas acciones (abrir inventario, descansar, buscar, etc.) a los botones de la Palm, para hacer el juego más fácil.


¡Una trampa! Una habitación llena de monstruos

Para acabar, voy a comentar la manera de hacer que estos juegos se vean en color: para el iRogue, tenemos que pegar el contenido de este fichero en un Memo de nuestra Palm. Luego activamos “color” en las preferencias, y ya está. Recomiendo activar la opción de “invertir”, es decir, fondo negro con caracteres blancos, ya que hace el juego más fiel al original. Las instrucciones más detalladas sobre como activar el color están en esta página.

si te ha gustado este post.



5 comentarios sobre “Aventuras gráficas fantásticas en modo texto: mucho más de lo que parece a simple vista”


Deja un comentario


Etiquetas válidas:<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Akismet ha protegido ya este blog de miles de comentarios fraudulentos. Pero si por error filtra tu comentario por favor avísame mediante el email de contacto de la derecha.