Martes, 12 de septiembre de 2006

Análisis PalmInversi (Otelo) para nuestra Palm

Continuando con la búsqueda de juegos sencillos que pueden devorar nuestro tiempo libre (e incluso de trabajo), hoy hablaremos de Reversi, también conocido como Otelo. El reversi es un juego para dos personas, que comparten 64 fichas iguales pero de caras distintas (cada jugador tiene asignado un color), que se van colocando por turnos en un tablero dividido en 64 casillas, ganando quien tenga más fichas sobre el tablero al finalizar la partida.

Una partida de Reversi en curso
Una partida de Reversi en curso

Sus orígenes se sitúan en Inglaterra, en el siglo XIX, en donde los londinenses Lewis Waterman y John W. Mollett comercializaron en 1880, cada uno, juegos con reglas parecidas. En 1971 el japonés Goro Hasegawa cambió dos reglas del juego y lo registró bajo el nombre de Othello, inspirado por la obra de Shakespeare del mismo nombre. (“Otelo” en español). Actualmente únicamente se juega con las reglas de Otelo, aunque se suela referirse a estas reglas bajo el nombre de reversi y no se emplean nunca las reglas originales del reversi.

El Otelo crea interés entre los programadores debido a la sencillez de sus reglas: sólo un tipo de movimiento, un único tipo de fichas, etc. La movilidad media de un jugador a lo largo de la partida es de 8 movimientos. Como en total se pueden hacer 60 movimientos, el número máximo de posibles partidas es de aproximadamente 10 elevado a 54. Por otra parte, el número máximo de posiciones posibles se calcula aproximadamente en 10 elevado a 30.

En el Otelo, al igual que en el Reversi, se emplea un tablero de 8 filas por 8 columnas y 64 fichas idénticas, redondas, blancas por una cara y negras por la otra. De inicio, en el Otelo se colocan cuatro fichas: dos fichas blancas en D4 y E5, y dos negras en E4 y D5. En el reversi estas cuatro casillas comenzarían vacías y se irían ocupando alternativamente, típicamente comenzando por el jugador que lleva las fichas negras. Ésta es la primera diferencia entre las reglas del Reversi y del Otelo: una única restricción en la apertura

La segunda y última diferencia entre el Reversi y el Otelo estriba en el número de fichas del que dispone cada jugador para hacer sus movimientos. En el Otelo se comparten las sesenta y cuatro fichas, mientras que en el Reversi cada jugador dispone de sólo treinta y dos fichas (sólo existirán diferencias si uno de los jugadores pasa, puesto que entonces el otro jugador tendrá que mover de nuevo gastando una de sus fichas y al final de la partida no le quedarán suficientes para hacer sus últimos movimientos, viéndose pues obligado a pasar).

Las reglas para jugar son sencillas:

  • Empezando por quien lleva las fichas negras los jugadores deben hacer un movimiento por turnos, a menos que no puedan hacer ninguno, pasando en ese caso el turno al jugador contrario. El movimiento consiste en colocar una ficha de forma que flanquee una o varias fichas del color contrario y voltear esas fichas para que pasen a mostrar el propio color.
  • Se voltean todas las fichas que se han flanqueado en ese turno al colocar la ficha del color contrario. Esas fichas, para que estén flanqueadas, deben formar una línea continua recta (diagonal u ortogonal) de fichas del mismo color entre dos fichas del color contrario (una de ellas la recién colocada y la otra ya presente).
  • La partida finaliza cuando ningún jugador puede mover (normalmente cuando el tablero está lleno, o casi, de fichas) y gana quien en ese momento tenga sobre el tablero más fichas mostrando su color.

Como decía, el Otelo ha sido un juego muy valorado por los informáticos, y prueba de ello es la cantidad de opciones disponibles para jugarlo en nuestra Palm. Sin embargo, no todos los motores del juego están igual de optimizados (o quizás valoren tantas jugadas posibles cada vez). Algunos tardan medio minuto en pensar cada jugada, lo que puede resultar molesto. Por ello es algo a valorar a la hora de elegir uno, y que he destacado al analizarlos. Por supuesto todos son gratuitos, y algunos también de fuente abierta:

  • La mejor opción, en mi opinión claro está, es PilOth. Según parece el motor es bastante fuerte, aunque podemos controlarlo limitando el número de segundos que tiene para pensar la jugada, o la profundidad a la que puede llegar calculando alternativas. Dispone de posibilidad de deshacer y rehacer todos los movimientos de la partida, así como analizarlos uno a uno por el programa. Incluso puede jugar contra sí mismo, para enseñarnos. Cuenta con un modo edición del tablero para colocar las fichas en un estado inicial y continuar desde ahí, y también puede exportar e importar partidas utilizando el portapapeles (por ejemplo copiando de una nota), para poder importar partidas que encontremos por ejemplo en internet. Y tiene la opción de mostrar el tablero a pantalla completa, aprovechando así toda la pantalla. En definitiva, un programa muy completo, y que cubrirá las necesidades tanto de novatos como de expertos.

PilOth permite analizar la jugada, o mostrar sólo el tablero Jugando a pantalla completa
PilOth permite analizar la jugada, o mostrar sólo el tablero

  • Otro buen programa de Otelo es StaBu. También con un buen motor de juego, permite jugar entre dos jugadores humanos, contra la Palm, o dejar que la máquina juegue contra sí misma. Contamos con tres niveles de dificultad: en el más fácil el programa responde instantáneamente, mientras que en el nivel difícil piensa durante unos segundos, no más de diez. Dispone de posibilidad de deshacer la última jugada, aunque no de rehacerla.

StaBu es más sencillo que PilOth
StaBu es más sencillo que PilOth

  • Otro de los programas que me ha convencido es Inverti. Nos muestra durante el juego las jugadas posibles, cuenta con tres niveles de dificultad, y está disponible también para Windows, como aplicación Java e incluso tiene una versión web. Sin embargo, no es muy rápido, y no podemos controlarlo. En modo fácil en mi Tungsten E2 cada jugada tarda unos 2-5 segundos, y en nivel avanzado más de 10 segundos en algunos casos. Cuenta con un registro de las partidas jugadas, con puntuaciones máximas.

Existen aún más versiones gratuitas, como Othello o Verdi, que merecen una prueba tanto como las anteriores, ya que cada una tiene sus pros y sus contras. Pero con tanta variedad, es difícil no encontrar uno que encuentre un lugar en nuestra Palm para entretenernos un rato en cualquier momento.

si te ha gustado este post.



3 comentarios sobre “Inversi (Otelo) para nuestra Palm”


Deja un comentario


Etiquetas válidas:<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Akismet ha protegido ya este blog de miles de comentarios fraudulentos. Pero si por error filtra tu comentario por favor avísame mediante el email de contacto de la derecha.