Jueves, 22 de abril de 2010

Trucos Windows MobileFlashea una ROM para que tu teléfono actualice su vida… o la tuya

Cuando uno se compra un teléfono inteligente, pasa una temporada aprendiendo a usarlo, y descubriendo hasta el último detalle de los programas y características que trae integradas. Así empezamos a usarlo para apuntar nuestros compromisos y trareas, escuchar música, navegar por internet, sacar fotos, ¡hasta llamar por telefono! Y nos gusta que todo se pueda hacer en un solo aparatito.

Sin embargo, al poco tiempo, el afán de descubrir cosas nuevas, camuflado en la excusa el de rentabilizar la inversión, nos impulsa a navegar toda la Internet de arriba a abajo, para encontrar programas que instalar en el teléfono. Así uno descubre que sin mucha complicación se puede guardar contraseñas y datos importantes, leer libros, hacer la lista de la compra, jugar a consolas antiguas, utilizarlo como navegador GPS para el coche, incluso ver vídeos de Youtube o mapas de Google.

Estamos como un niño con zapatos nuevos
Estamos como un niño con zapatos nuevos

Pero cuando ya tenemos nuestro teléfono atiborrado de programas y pensamos que no se puede exprimir más, justo ha pasado el tiempo suficiente para que en los portales del ramo comiencen a salir noticias de una nueva versión del sistema operativo. Entonces, sin piedad, capturas de pantalla coloristas e interfaces táctiles comienzan a dejar anticuado nuestro maravilloso aparatito. Es entonces cuando tras algún tiempo descubrimos que en la página del fabricante de nuestro teléfono hay disponible una actualización para ponerle el flamante sistema operativo.

Ello implica perder toda la personalización de nuestro teléfono y tener que empezar de nuevo, pero lejos de preocuparnos, más bien nos alegra: “ahora elegiré mejor qué programas instalar para dejarlo más ligero”, “aprovecharé para dejar sólo lo que necesito y tener un teléfono estable para el día a día”. Éstas y otras mentiras son las que rondan nuestra cabeza.

Así queda nuestro teléfono si no lo actualizamos
Así queda nuestro teléfono si no lo actualizamos

Perfecto, volvemos a tener el teléfono a la última. Seguimos probando cosas y disfutándolo. Sin embargo el tiempo no perdona a nadie, y al poco aparece una nueva versión del sistema operativo. “Qué bien, a ver qué maravillas hace ahora mi telefonito”, pensamos. Pero… ¡oh sorpresa!, nuestro telefonito ha dejado de ser el niño mimado del fabricante. Las actualizaciones aparecen sólo para equipos más modernos, con la excusa de que el nuestro no tiene suficiente memoria RAM, o procesador. ¡Cómo se atreven!

Sin embargo, a los pocos días, casi por casualidad, descubrimos en un foro con nombre raro y que termina en “developers”, que hay una serie de hackers que están igual de molestos que nosotros por no poder actualizar su teléfono a lo último de lo último. Sólo que ellos tienen los conocmientos, pero sobre todo el tiempo libre, como para extrar el nuevo sistema operativo, de uno de estos teléfonos más modernos, y adaptarlo a los más antiguos. Acabamos de descubrir el peligroso mundo de las ROMs cocinadas, o “custom ROMs”.

Peligroso por dos motivos: uno grande y otro pequeño.

  • El pequeño es que si lo hacemos mal, podemos dejar nuestro telefonito convertido en un caro y extravagante posapapeles.
  • El grande es que una vez que actualizas el teléfono con una de estas ROMs, estás perdido: todo funcionará mucho mejor menos una cosa que falla a veces, o encontrarás otra ROM que es más bonita que la que has puesto, o simplemente el endiablado desarrolador del sistema operativo, será muy descuidado, y cada semana aparecerá en el foro una “beta” robada del “casi acabado” nuevo sistema operativo, la cual probarás para ver cómo han cambiado cuatro detalles, super chulos, y te deja esperando a la semana siguiente para ver qué más pueden cambiar.

Pero que chulo que me ha quedado el teléfono
Pero que chulo que me ha quedado el teléfono

Así pues, el mundo de las ROMs y los “flasheos” es el sueño del geek que no quiere nunca dejar de experimentar cosas nuevas en su teléfono. Es un camino sin retorno plagado de nombres raros como “Htc Home Screen”, “Manilla 2D”, “Oxios Hibernate” o “Page Pool”. Y sin embargo está lleno de emociones al ver nuestro pequeño telefonito cambiar una y otra vez de apariencia, volviéndose nuevo una y otra vez.

Estoy seguro que habrá lectores que se habrán visto reflejados en este cuento como si de un espejo se tratara. Otros no habrán entendido nada. A todos os recomiendo que leáis las interesantes reflexiones que Gabolonte Blasfemus hace sobre su incursión en el mundo de las ROMs “cocinadas”, donde además comparte con todos nosotros lo que ha aprendido, de una manera amena pero muy completa.

Y cuando os sintáis con fuerzas para probar vosotros también, sabéis que en este blog ya han aparecido artículos sobre cómo flashear una ROM. ¡Suerte con vuestro nuevo teléfono!

si te ha gustado este post.



6 comentarios sobre “Flashea una ROM para que tu teléfono actualice su vida… o la tuya”


Deja un comentario


Etiquetas válidas:<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Akismet ha protegido ya este blog de miles de comentarios fraudulentos. Pero si por error filtra tu comentario por favor avísame mediante el email de contacto de la derecha.