Viernes, 29 de octubre de 2010

Análisis AndroidAnálisis personal del Samsung Galaxy S

Lo prometido es deuda, y tras una semana de uso intensivo del Samsung Galaxy S, os presento mi análisis personal. Me centraré en los elementos que no he visto reflejados en otros reviews aparecidos hasta ahora, o en aquellos elementos en los que que considero necesario hacer énfasis.

Ergonomía

El teléfono es bastante grande, con un ancho y alto mayor que un iPhone 4. Sin embargo es mucho más fino, y sorprendentemente ligero, por lo que contrariamente a lo que pueda parecer es agradable de manejar con una sola mano. Además, la parte inferior es ligeramente más ancha, facilitando el que se amolde a la mano. El tacto es agradable, y los botones están bien colocados, de manera que se alcanzan fácilmente con los dedos.

El Samsung Galaxy S es grande pero agradable en la mano
El Samsung Galaxy S es grande pero agradable en la mano

Tanto la pantalla como los botones táctiles son tremendamente responsivos. Además el teléfono tiene una vibración muy bien diseñada para acompañar las pulsaciones, lo que crea un efecto de tecla pulsada que personalmente me gusta mucho.

La tapa trasera es fácil de abrir, sin necesidad de utilizar un objeto para hacer palanca, y una vez retirada nos da la posibilidad de meter o sacar la tarjeta microSD en caliente.

El puerto microUSB está protegido por una puertecita deslizante, decisión de diseño mucho mejor que dejarlo al aire para que se llene de polvo, o colocar una tapita de goma con pìnta de romperse al tercer día.

Echo en falta sin embargo un botón dedicado para la cámara de fotos. De igual manera, la cámara está colocada en un punto que hace muy fácil el taparla sin querer con el dedo.

Pantalla

Sin duda es la parte más destacada del teléfono. La pantalla SuperAMOLED realmente proporciona una calidad de imagen espectacular. El contraste y luminosidad son magníficos, y el ángulo de visión de 180 grados. El Retina Display del iPhone 4 sigue teniendo algo más de resolución (960×640 píxeles frente a 800×480) pero a cambio el Samsung tiene mayor superficie (4 pulgadas frente a 3,5). En la práctica la resolución es más que suficiente para que nunca se “vean los píxeles”. Es una auténtica gozada ver una película o serie a pantalla completa, en este sentido podemos considerarlo un “mini-tablet” de gama alta.

Como decía antes la pantalla es muy sensible a las pulsaciones, y con un mínimo roce podemos movernos por el interfaz sin ningún fallo. Además el dedo se desliza sin apenas rozamiento. Comentar que la pantalla lleva el tratamiento Gorilla Glass lo cual la hace prácticamente indestructible, como podemos ver en este vídeo. Personalmente no veo necesario colocar un protector de pantalla, ya que no se va a rayar (a no ser que lo llevemos siempre en el bolso con las llaves) y el protector va a quitar algo de sensibilidad al reconocimiento de pulsaciones.

Como punto negativo destacar que yo veo la imagen con un cierto tintado hacia el azul, notándose sobre todo cuando la imagen está con un brillo bajo. Tengo la teoría de que el color lo provoca el propio cristal protector, ya que con el teléfono apagado, en ciertas posiciones y bajo una luz intensa, la pantalla muestra un brillo azul.

Sistema operativo

Hasta el viernes pasado no había visto Android más que puntualmente en el teléfono de algún conocido, así que mi opinión parte de cero. Sin duda me ha gustado, con puntos fuertes muy definidos:

  • El interfaz está diseñado para usar exclusivamente con el dedo (pensad que vengo de Windows Mobile) y lo consigue. Samsung lo ha mejorado, aunque añadiendo una similitud casi veregonzosa con el launcher del iPhone.
  • Excelente sistema de notificaciones en la barra superior, además con control directo de la conexión de WiFi, 3G, GPS y Bluetooth.
  • Android Market, la tienda de aplicaciones de Android, llegó recientemente a las 100.000 entradas y, aunque uno al principio se siente abrumado, y aparecen algunas aplicaciones muy simples, tras mi experiencia de varios días y prueba de decenas de aplicaciones puedo decir que prácticamente hay una aplicación para cada uso que se nos pueda ocurrir, y por tanto, para cada necesidad hay al menos una aplicación de una calidad adecuada.
  • Me ha gustado particularmente cómo todos los menús y botones han sido retirados de la pantalla y ahora todo se concentra en menús flotantes que aparecen al pulsar el botón de menú, dejando toda la pantalla libre para la aplicación en sí.

Potencia y autonomía

Esta claro que este teléfono no está pensado sólo para llamar con él. El procesador ARM a 1Ghz unido a un chip gráfico acelerador PowerVR SGX540 y 512Mb de RAM hacen que esta bestia mueva el Android 2.1 con una soltura total. El cambio entre aplicaciones, despliegue de panel de notificaciones o teclado virtual, etc, se realiza de manera natural, acompañando nuestro dedo sin retrasos, y convirtiendo la experiencia en envidiable.

En el apartado de reproducción de vídeo sólo he probado a reproducir alguna película DivX en calidad DVD y sin ningún paso intermedio de recodificación el teléfono la reproduce alegremente. Me queda probar algún contenido en alta definición, aunque el formato DivX HD que es el soportado oficialmente no es precisamente en el que está codificada mi mediateca, siendo más partidario del H264, mucho más popular en la scene.

Sin embargo, siendo tan potente este teléfono, sorprende un punto negativo: una vez se han instalado bastantes aplicaciones, sobre todo las que se ejecutan en segundo plano, comienzan a ocurrir de manera aleatoria ciertas “paradas” en las que el teléfono se queda “pensando” durante uno o dos segundos y posteriormente sigue funcionando a velocidad normal. Este fenómeno ha sido identificado ya hace tiempo, y es totalmente achacable al software. Existen maneras de solucionarlo, y yo personalmente he aplicado una que sin demasiada complicación ha dejado el teléfono otra vez sin ningún tipo de problemas de velocidad, pero esto ya lo veremos en un futuro post. Para los que quieran investigarlo por su cuenta, simplemente buscad “One Clic Lag Fix”.

En cuanto a la autonomía, en comparación con otros smartphones parece ser bastante buena, incluso contando con semejante pantalla. Por lo visto la tecnología SuperAMOLED hace que el consumo sea comparable al de una pantalla normal de un tamaño más pequeño, y realmente aún utilizando conexión de datos y WiFi, se puede tener el teléfono un día entero sin cargar y quizás dos.

Conclusiones

Mi visión es bastante particular ya que he pasado directamente de un equipo Windows Mobile bastante antiguo, al equipo Android más potente actualmente en el mercado, con lo que las cosas que me llaman la atención seguramente ya sean habituales para los poseedores de un teléfono con no más de 1 ó 2 años. Aún así pienso que no se puede discutir que el Samsung Galaxy S es uno de los mejores equipos actualmente en el mercado, con una experiencia de uso realmente satisfactoria.

En esta semana de prueba he disfrutado mucho utilizándolo, instalando todo tipo de aplicaciones, e incluso hackeándolo, y he podido hacer cosas que no imaginaba que fueran ya tan fáciles de hacer en un smartphone. En cierta manera ha reemplazado a los demás PCs de la casa, y cuando el navegador Web soporte Flash (con la nueva versión 2.2 de Android, esperada en un par de semanas) se podrá considerar un mini-PC en toda regla.

si te ha gustado este post.



6 comentarios sobre “Análisis personal del Samsung Galaxy S”


Deja un comentario


Etiquetas válidas:<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Akismet ha protegido ya este blog de miles de comentarios fraudulentos. Pero si por error filtra tu comentario por favor avísame mediante el email de contacto de la derecha.